tesaurín en New York: Día Cuatro



Para el cuarto día ya teníamos una lección muy bien aprendida: -Los mejores lugares a veces se encuentran por accidente-.













Con esa actitud, nos dejamos sorprender por grandes lugares a los que deseamos regresar. El primero de ellos fue La Bottega, restaurante italiano que se hospeda en las instalaciones de The Maritime Hotel en el cual disfrutamos de unos deliciosos Hot Cakes con rayadura de limón y gajos de mandarina acompañados de miel de maple artesanal y un mousse de queso ricotta también con rayadura de zumo. Lo recomendamos ampliamente tanto para la hora del desayuno como para la comida. El menú completo.

En la zona de Chelsea, fuimos a las boutiques BLACK y COMME des GARÇONS que nos sorprendieron por su concepto de ambientación y por lo particular de su fachada. (la tienda de COMME des GARÇONS no tiene ninguna señalización sobre su identidad).

Por accidente, encontramos un místico lugar llamado Gallow Green; se trata de una terraza en la que puedes disfrutar de una variedad de fabulosas botanas y cocteles. La entrada tampoco tiene señal o nombre alguno, y el elevador que conduce a la enigmática azotea tiene por única luz un foco rojo. Después del siniestro pasadizo se revela una experiencia extraordinaria.

Recibimos el atardecer en High Line, un antiguo segmento del tren urbano (subterráneo) elevado que ahora hospedan vegetación y personas pasando momentos de descanso y recreación. El espacio es tan acogedor que incluso presenciamos una boda.

Finalmente disfrutamos de una pasta de autor al lado del mercado de Chelsea, en el RANA Pastificio & Cucina.


Acerca de tesaurín:
Muñeco en crudo realizado por Nino Arani,
Ilustrado por Mario Méndez.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este espacio!