Tesaurin en Bangkok


¡Qué lugar tan maravilloso! A pesar de sus 28 ºC de temperatura promedio que sin duda contagian la hospitalidad de sus habitantes, Bangkok es un lugar muy agradable para visitar.

Un sinfín de templos, de los cuales visitamos sólo la mitad de los planeados; puestos de comida en cada esquina, para no extrañar México; personas con una eterna sonrisa y líneas de tráfico sin fin son sólo algunas de las maravillas que ofrece este destino.


Tesaurin la pasó de maravilla con toda la comida que había por probar: las ensaladas picantes, los currys (especialmente el verde), los cocos frescos con pulpa tan suave como un flan, los pad thai con sus contrastantes texturas, los jugos de granada y mandarina callejeros y el aromático durián por mencionar los que me vienen a la cabeza en este momento.

Cuatro días fueron muy pocos para recorrer todos los templos y maravillas arquitectónicas de la ciudad y los alrededores, sin embargo suficientes para conocer a personas cálidas y amables, una cocina y sobre todo un modo de vida muy parecido y a la vez contrastado con los nuestros.









































No hay comentarios:

Publicar un comentario

Tus comentarios enriquecen este espacio!